Ventajas del yoga prenatal

mujer-embarazada-haciendo-yoga

Todas sabemos que el ejercicio físico es muy importante, tanto antes, como durante y después el embarazo. En este caso queremos compartir contigo cuáles son algunas de las ventajas del yoga prenatal. La práctica del yoga durante el embarazo es una de las tendencias más populares. A pesar de ello hay dudas sobre los riesgos que podría tener acerca de cuándo y dónde se pude practicar.

El yoga prenatal y sus ventajas

Para aquellas mujeres embarazadas que nunca han hecho yoga, lo mejor es la práctica prenatal. Es la más adecuada para su estado y hay que hacerla siempre tras la semana 12ª de embarazo. Además es muy importante hacerlo con la máxima seguridad y hacerlo con un profesor que esté formado en esta modalidad.

De esta forma, el profesional podrá guiar correctamente a la mujer en sus ejercicios. Asimismo podrá conseguir que las posturas se adapten al cuerpo y embarazo en concreto, proporcionando la máxima seguridad a la mujer.

Los expertos coinciden en que el yoga puede ser muy beneficioso en esta etapa por muchas razones. Por un lado, ayuda a mitigar los posibles síntomas del embarazo. Entre ellos destacan los dolores de espalda y de cabeza así como las náuseas. también mejora el bienestar psicológico ý físico de la futura mamá.

Gracias a los movimientos que se hacen con esta práctica, se favorece la creación de más espacio en la pelvis. De esta forma se facilitará el parto. La respiración también es otro punto importante que se debe tener en cuenta en esta clase de ejercicios. Esto es algo que sirve de mucha ayuda a la hora de dar a luz para hacer frente a las contracciones.

El yoga también es importante practicarlo después de dar a luz, aunque hay que tener alguna que otra precaución. En caso de partos vaginales es recomendable esperar entre un mes y mes y medio para retomar las clases. Si se trata de una cesárea, lo que hay que hacer es esperar unos 5 meses y tener el alta del médico.

En el momento de retomar las clases se debe prestar atención a la hora de tonificar los músculos abdominales. No conviene hacer demasiada presión en esta zona y hay que trabajar con bastante precaución. Es recomendable comenzar con ejercicios de tonificación lo más suaves posible. De esta forma se trabajarán las capas profundas, sobre todo si se presta especial atención en la exhalación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *