Cómo estimular la inteligencia mental y emocional de los niños

La actitud de los padres durante la educación de sus hijos, así como el ambiente familiar, son dos factores decisivos para el rendimiento escolar y la evolución intelectual de sus niños. Unos buenos hábitos de vida saludable, una alimentación sana y equilibrada y dormir las horas necesarias son garantía de unos buenos resultados académicos.

Sin embargo, existen diversas formas de estimular la inteligencia de los niños para ayudarles en su rendimiento individual. También hablaremos sobre el desarrollo de su inteligencia emocional, algo fundamental y no menos importante. Acompáñanos y descubre cómo favorecer el aprendizaje de tus hijos. ¡Comenzamos!

Fomentar la inteligencia con estímulos y alimentos

Según los especialistas en educación infantil, cada niño es único y diferente del resto, y debemos fijarnos en esas diferencias para extraer el máximo rendimiento de sus capacidades individuales. Además, cada niño tiene su propio desarrollo, tanto físico como intelectual.

Es indiscutible que la herencia determinará el 80% de las diferencias en cuanto a la inteligencia humana. Sin embargo, el científico Robert Flynn descubrió que, por regla general, cada generación obtiene mejores resultados que la anterior en los test de inteligencia. Por lo tanto, esto indica que otros factores del entorno también influyen en ella.

Dicho esto, la pregunta es: ¿Hay algún método capaz de aumentar el cociente intelectual (CI) de los niños? Tal y como afirman los expertos, no es conveniente iniciar programas para desarrollar la inteligencia a edades muy tempranas, a no ser que el niño sea precoz o no se desarrolle de forma correcta.

Sin embargo, lo que de verdad predice el éxito profesional, social y económico durante la adolescencia, es el mencionado cociente intelectual. En este aspecto, la alimentación para estimular el desarrollo cerebral se inicia en el vientre materno, continuando durante la lactancia. Por ello, es fundamental seguir las recomendaciones médicas sobre la ingesta de vitaminas y minerales, sobre todo hierro, ácido fólico, yodo, magnesio, cinc, calcio y vitaminas del grupo B.

 

Alimentación adecuada después de la lactancia

Una vez finalizada la lactancia, si quieres que los niños ingieran todos los nutrientes necesarios en dosis adecuadas, tendrás que animarlos para que prefieran alimentos beneficiosos frente a otros perjudiciales. Por lo tanto, debes acostumbrarlos desde pequeños a comer fruta, verdura, pescado, huevos, legumbres y cereales integrales frente a la bollería industrial, snacks, chucherías, exceso de refinados y refrescos azucarados.

No obstante, si el aprendizaje en esa etapa temprana no ha sido el ideal, nunca es tarde para comenzar. Por ejemplo, si quieres entrenar la mente de un niño, no hay nada mejor que leer con él por las noches. Pero el mejor consejo es que los padres estimulen los intereses y curiosidades del niño. Incluso pueden animarlo a tocar un instrumento musical que le guste.

Y es que está comprobado que los niños que se desarrollan en hogares donde está presente la lectura, la conversación y la música tienden a tener un coeficiente intelectual más alto y, por ende, mejores resultados académicos.

En cambio, los niños que pasan horas solos frente a la televisión, el móvil o jugando a videojuegos sin compañía, no obtienen tan buenos resultados académicos como aquellos que interactúan de manera más intensa con su familia o amigos.

Deportes, juegos de mesa, música, puzzles, crucigramas, juegos de palabras… Estas y otras actividades que requieren prestar atención, concentración y cierta disciplina, estimulan mucho más el desarrollo mental.

Pero cuidado, los padres no deben intentar forzar a sus hijos a que adopten sus mismas aficiones. De hecho, para desarrollar la inteligencia de forma natural, no debemos menospreciar la ambición, el tesón, el coraje y el amor propio del niño, pues son elementos muy valiosos dentro del aprendizaje. La realidad es que muy pocas personas consiguen desarrollar todo su potencial, y muchas de ellas nunca llegan a saber que lo tienen.

 

Cómo desarrollar la inteligencia emocional del niño

Ya hemos visto cómo fomentar la inteligencia en los niños pero, ¿qué ocurre con la inteligencia emocional? Esta práctica debe mejorarse dentro de la misma familia y por los propios progenitores. Además, constituye el camino perfecto para enriquecer el comportamiento de sus hijos, así como potenciar los aspectos positivos y neutralizar los negativos.

 

Llegados a este punto, debemos recordar que los comportamientos temperamentales no determinarán la trayectoria vital, pero sí fortalecerán y determinarán muchos aspectos de la personalidad del niño. Y la inteligencia afectiva o emocional forma parte esencial de ella.

 

Consejos para el desarrollo de la inteligencia emocional

Los padres son los encargados de ayudar a favorecer de forma correcta el desarrollo de las emociones de sus hijos desde el primer día. Por ello, algunos de los comportamientos que todo padre debería reforzar son:

  • El cultivo del amor. La familia debe ser un molde natural amoroso en el que se formará un niño. Ten en cuenta que los más pequeños perciben todo lo que hacen y dicen sus familiares, de manera que servirán de modelo e impactarán cognitiva y emocionalmente en ellos. Además, el comportamiento observado en sus seres queridos más cercanos tiende a imitarse. De este modo, aspectos como el optimismo o pesimismo, el tono vital o la forma de relacionarse, dependerán bastante del aprendizaje experimental durante la infancia en el hogar.
  • La cordialidad. El clima perfecto para favorecer la inteligencia afectiva de un niño es aquel regido por la cordialidad, el respeto, la comunicación, la confianza, la cooperación y la sinceridad. Una actitud cordial genera seguridad y propicia la maduración. De este modo, pequeñas acciones cotidianas pueden fortalecer la vida familiar y estimular la afectividad.
  • La estimulación intelectual. No nos referimos a recibir un montón de estímulos intelectuales sin más, sino que han de ser variados y beneficiosos. Los padres deben construir un ambiente que despierte el amor por la cultura, la lectura y la práctica de la razón. Las actividades lúdicas y deportivas también repercutirán en la personalidad del niño en forma de curiosidad sana, deseo por explorar el entorno e interés sociocultural.
  • La disciplina. Las normas razonadas y razonables refuerzan conductas de gran valor para la convivencia. Por lo tanto, una disciplina humanista logrará canalizar la energía afectiva e intelectual del niño que, en caso contrario, se reprimirá o desbordará. Tanto la permisividad excesiva como el autoritarismo desembocarán en comportamientos inapropiados. Sin embargo, el autodominio aparecerá en un entorno disciplinario donde prime la estabilidad emocional y la sensatez de los padres, junto con el establecimiento de unas normas apropiadas.

generacion blandita

Qué es la “generación blandita” y qué podemos hacer para evitar que nuestros niños entren en ella

Mucho se habla últimamente de la generación blandita. Pero, ¿qué es exactamente? ¿estarán nuestros hijos dentro de ella en el futuro? Quizá, aún no te suene este término, pero seguro que te criaste escuchando este otro: la generación NI-NI. ¿Verdad que eso de la generación NI-NI te suena algo más? Esta generación estaba formada por un grupo de jóvenes de entre 16 y 25 años (y algunos más mayores) que ni estudiaban, ni trabajaban.
Continuar leyendo


madre e hijo

Lo que debes de saber sobre maternidad

Sin duda alguna, el proceso de la maternidad es la mejor experiencia que los seres humanos, y en especial la madre, van a vivir a total plenitud. Y es que el hecho de traer una vida al mundo seguro que causa un impacto de manera positiva en la vida de los padres y también de sus familias, puesto que se trata de un integrante más de la misma, al que, en todos los casos, se recibe con mucha alegría.
Continuar leyendo


Ansiedad durante el embarazo: ¿cómo prevenirla?

La ansiedad se ha convertido en una de las patologías que afectan a un mayor número de personas en la actualidad, siendo una reacción adaptativa que tiene como principal objetivo dar una respuesta adecuada ante diversas situaciones, especialmente cuando entrañan peligro. Sin embargo, la realidad es que en la actualidad muchas personas padecen ansiedad sin que haya un peligro real, es decir, experimentan todo tipo de sensaciones desagradables como temor, amenaza o sensación de que algo malo va a ocurrir y que incluye toda una amplia variedad de síntomas físicos y psicológicos, entre los que destacaríamos la taquicardia, respiración rápida, insomnio, malestar o dificultad para concentrarse.
Continuar leyendo


bebé dormido

El sueño del bebé durante los primeros meses

Al principio de su vida, todos los bebés dormirán mucho, por espacios de tiempo bastante cortos, y tendrán un sueño muy cambiante. En líneas generales, duermen durante 2 o 3 horas, tanto de día como de noche, o quizás una media de 4 horas por la noche. El sueño se suele ver interrumpido porque tiene que comer, y porque necesitaremos cambiarle el pañal. Continuar leyendo


bebé comiendo

¿Pueden los bebés tener una dieta vegana o vegetariana sin nada de carne?

El veganismo es una filosofía de vida que cada vez siguen más personas. Dejar a un lado la carne y los derivados para centrarse solo en frutas y verduras. Según datos de “The Green Revolution” en España uno de los indicadores que demuestra que es una tendencia al alza es el descenso de consumo de carne roja, en los últimos años ha caído en un 35%. Las advertencias de la OMS de algunos tipos de cáncer asociados al consumo de este tipo de carne han hecho que el mundo mire hacia otro tipo de productos. Cada vez más las alternativas veganas o vegetarianas tienen más incidencia. Más del 50% de la población de las ciudades son veganas, vegetarianos o flexi.
Continuar leyendo