Los colores en la alimentación infantil

alimentacion-infantil-divertida

La alimentación infantil es un tema que tanto a mamás como a papás nos trae de cabeza. A veces, los niños no comen tan bien como quisiéramos y tenemos que hacer algún truco para que coman. La clave es presentarles la comida con colores y formas diferentes, seguro que conseguirás sorprenderles. Si tu hijo o hija no comen bien, te hemos preparado unos trucos para que prueben las cosas.

Color y presentación en la alimentación infantil

Los colores son algo que llama mucho la atención de los niños, por eso debemos tenerlos muy en cuenta. Cuantos más colores vean en un plato, más atractivo suele parecerles. Tomate, lechuga, maíz, salmón, zanahoria y todos esos alimentos que tengan muchos colores, serán tus mejores aliados. ¿Has probado en prepararles un plato repleto de colorido? Haz la prueba y descubrirás los buenos resultados.

Las formas originales y divertidas también son otra propuesta para que coman lo que les pongas. Por ejemplo, puedes hacer formas de cara jugando con los alimentos. Animales, coches, objetos divertidos… tienes ante ti un montón de oportunidades para sorprenderles.

Los purés son una forma de que coman verduras, algo que seguramente ya sabrás. Si quieres que esos platos no les parezcan aburridos, siempre puedes jugar con caras. Dibujarles una cara sonriente con un poco de nata, queso líquido o costrones de pan.

Otro método de sorprenderles de la manera más divertida con la comida es jugando con las formas. El truco del vasito de arroz blanco es estupendo, pero lo mismo se puede hacer con otros alimentos. Puré, verduras, arroces… todo vale con el vasito. También podéis hacer torres con patas fritas, montañas con brócoli, formas con la tortilla de patata, etc.

Los platos de carne pueden ser otro hándicap para los niños. Crear una salsa suave para acompañarla o incluso decorar la carne con banderitas hechas de forma casera son otra opción. Distraer la atención de lo que están comiendo es algo que debemos tener presente.

Lo mismo sucede con el pescado, el cual podremos preparar de mil y una formas diferentes. Con salsa, con formas o incluso empanado, para dar una sorpresa a los peques de la casa.

No podemos olvidarnos de la fruta, con la cual podemos hacer casi arte en la alimentación infantil. Se pueden crear formas muy divertidas, el límite es tu imaginación. ¿Te atreves a  preparar algo así?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *