lactancia

Lactancia mixta: ¿en qué consiste?

Por lo general, todas las madres quieren dar el pecho a sus bebés debido a los grandes y múltiples beneficios de la lactancia materna. Sin embargo, no siempre es posible y pueden verse obligadas a introducir el biberón en la dieta del bebé por necesidad más que por elección, iniciando lo que se conoce como lactancia mixta.

Puede que la madre haya tenido problemas a la hora de darle el pecho o bien su permiso de maternidad termina demasiado pronto. Pero sea cual sea tu situación, ¿es la lactancia mixta una buena opción para alimentar a mi bebé? Es una pregunta que todas las madres se hacen antes de ofrecerle a su niño el biberón y, para ser sinceros, quizás tengas problemas frente a esta elección. Te explicamos a continuación los inconvenientes que pueden presentarse con la lactancia mixta.

Problemas a la hora de alimentar a tu bebé

A pesar de los muchos beneficios de la lactancia materna en nuestro pequeño, hay muchas madres que tienen dificultades a la hora de dar el pecho. En esos casos, la introducción del biberón es algo necesario para cubrir las necesidades del bebé. Una de las cosas que debes tener en cuenta si piensas dar el pecho a tu hijo es que debes hacerlo a demanda y ofrecerle el pecho cada vez que te lo pida. Es algo cansado, sobre todo por las noches, pero piensa que no solo reclaman el pecho cuando tienen hambre, de hecho, lo piden casi por cualquier cosa, al menos los recién nacidos.

Ya sea porque te resulta agobiante estar todo el día con la teta fuera, bien porque sufres mastitis o porque debes incorporarte pronto al trabajo, la introducción del biberón suele hacerse antes de que el bebé deje de mamar. No obstante, la lactancia mixta no es tan fácil como a priori puedes pensar, ya que el lactante acabará prefiriendo una de las dos cosas.

Es posible que pienses que tu bebé jamás se decantaría por el biberón, pero eso no es del todo cierto. Tú sabes que los beneficios de la lactancia materna son muchos, pero él solo entiende que la leche fluye con más facilidad de la tetina del biberón que de tu pecho, lo que les supone un gran esfuerzo. Al final, aunque el pecho suponga estar con mamá, el biberón es más fácil de tomar y terminarán por escoger la leche artificial. Como hemos dicho antes, si no tienes otro remedio no le des más vueltas, pero si puedes evitarlo no inicies la lactancia mixta hasta más adelante, o poco a poco tu bebé dejará de mamar.

Además, conforme tu bebé crece necesita más alimento, de manera que si aumentas la cantidad de leche artificial para cubrir sus necesidades, tus pechos producirán cada vez menos leche, pues lo hacen a demanda. Con esto quiero decir que si tu bebé toma más biberón que leche materna, tu producción de leche irá disminuyendo y jamás se saciará solo con tu pecho.

No quiero hacerte pensar que la lactancia mixta es perjudicial, piensa que es necesaria en muchos casos y siempre es mejor hacerlo así que utilizar solamente la lactancia artificial. Por ello, es importante que sepas que entre los beneficios de la leche materna se encuentra la cantidad de defensas que estamos proporcionándole a nuestro hijo, y eso no puede sustituirlo ninguna leche en polvo. Presta atención, te explicamos con más detalle los beneficios de la lactancia materna.

Beneficios de la lactancia materna

Si tu incorporación al trabajo no te permite dar solamente el pecho a tu bebé hasta los seis meses, que es la edad recomendada para introducir nuevos alimentos, no tendrás otro remedio que recurrir a la lactancia mixta. Pero si tienes el privilegio de poder estar con tu bebé hasta una edad más avanzada, escucha los beneficios que os reportará a ambos la elección de la lactancia materna.

  • Protege a tu bebé de numerosas enfermedades y reduce la mortalidad infantil.
  • Evita el estreñimiento y previene la obesidad prematura del niño.
  • Disminuye considerablemente el riesgo de muerte súbita en lactantes y fortalece el vínculo con la madre.
  • Ahorrarás mucho dinero al no tener que comprar leche en polvo y biberones.

Asimismo, tú también serás partícipe de los beneficios de la lactancia materna, pero, como hemos dicho antes, si esto no es posible, piensa que siempre es mejor la lactancia mixta que solo la artificial. Si es necesario, otra opción es utilizar un sacaleches para dejarle la toma a tu bebé, así cualquiera que se encargue de su cuidado podrá dársela. De este modo, las ventajas que te ofrece la lactancia materna son las siguientes:

  • Reduce el riesgo de que sufras anemia y depresión posparto.
  • Ayuda a perder peso más rápidamente para que tu cuerpo vuelva a su estado original.
  • Reduce el riesgo de que padezcas diabetes, y más todavía si la has padecido durante el embarazo.
  • Previene varios tipos de cáncer, como el de ovarios y el de mama, así como el riesgo de sufrir osteoporosis con la menopausia.
  • Puede protegerte de padecer hipertensión en la menopausia.
  • Alivia el dolor de la cesárea y contribuye a que tu cuerpo elimine rápidamente todos los restos del sangrado posparto.

Conclusión

Como habrás podido comprobar, la lactancia mixta no es una elección fácil en la mayoría de los casos así que, si puedes elegir, quédate con los beneficios de la lactancia materna exclusivamente. Si tu bebé se adapta a la lactancia mixta no tendrás ningún problema, pero si no es por necesidad, hasta los seis meses evita la introducción de tetinas.

Por supuesto, ten mucha paciencia a la hora de alimentar a tu bebé si utilizas leche materna, pues los beneficios, como ves, son considerables. Acude a tu centro médico u hospital si tienes problemas con este tema, ellos te ayudarán para que puedas seguir disfrutando de una elección que merece la pena tanto para ti como para tu bebé.

Y recuerda, la lactancia mixta es una opción que debes plantearte cuando no te queda más remedio, pero si puedes escoger, deléitate con los múltiples beneficios de la lactancia materna, es una experiencia preciosa de la que jamás te arrepentirás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *