Preparar la canastilla del bebé para el hospital

Si estás a punto de dar a luz y quieres tenerlo todo preparado para cuando llegue tu bebé, no esperes más para preparar la canastilla bebé para el hospital. Con prepararla dos o tres semanas antes de la fecha estimada es suficiente pues, aunque tu bebé se adelante a la fecha del parto, lo normal es que nazca a partir de la semana 37 de embarazo. Por lo tanto, ¿qué llevar al hospital? A continuación, te ofrecemos una lista de los productos para la canastilla bebé, para que no te olvides de nada, tanto para tu bebé como para ti. ¡Toma nota!

Lista de artículos para la canastilla bebé

Podemos comenzar por añadir prendas de vestir:

Prendas de vestir

  • Bodies de algodón, ranitas y camisetas de batista. Dependiendo de la época del año en la que nazca tu bebé y de la temperatura que haga en el hospital, deberás ponerle más o menos ropa. Estas prendas interiores son las más adecuadas, solo tendrás que decidir si prefieres ponerle body o camiseta y ranita. Ambas elecciones son válidas, pero piensa que si es invierno, el body le protegerá mejor la espalda y la barriguita del frío.
  • Pijamas y peleles. En primavera u otoño es conveniente que sean finos y de algodón, además ten en cuenta que en los hospitales suele hacer calor. Sin embargo, si es invierno son aconsejables de felpa pues son más gruesos y calentitos. Pero si la calefacción está muy alta en el hospital no lo abrigues demasiado, no es conveniente que el bebé sude.
  • Su primer trajecito. En tu canastilla bebé no puede faltar su primera muda. Suele estar compuesto por un jersey y un pantalón y los hay de diferentes tipos: de lana, de algodón, perlé, hilo, de verano, de invierno… Con uno para cuando lo vayas a sacar del hospital es suficiente, pues allí con pijamas o peleles estarás más cómodo.
  • Calcetines o patucos y gorro. Los bebés pierden mucho calor por la cabeza, por ello, desde su nacimiento y hasta que tengan el pelo más fuerte, se recomienda usar un gorro de lana o algodón. Los pies también son una zona que enseguida se enfría, así que es recomendable el uso de calcetines de hilo suave para que no irriten la delicada piel de tu bebé.
  • Arrullo y gasa de lactancia. Recuerda llevarte también una mantita para arrullar al bebé, escogiendo adecuadamente la tela dependiendo de la época del año. La gasa es especialmente indicada por su suavidad para limpiar los restos de la leche debido a la lactancia o por si regurgita al eructar.

Artículos para el aseo

¿Qué llevar al hospital? Unas mamás te dirán una cosa y otras otra completamente diferente, pero ¿a quién hacerle caso? Piensa que en algunos hospitales ofrecen productos de aseo para el bebé y la mamá, pero no está de más llevarte algo de casa por si acaso. Presta atención a lo que no debe faltar en tu canastilla para el aseo de tu bebé.

Lo más importante y que no debes olvidar nunca es jabón neutro y una esponja suave indicada para bebés. Unos cuantos pañales no están de más, y también un paquete de toallitas pequeño será suficiente y no ocupará mucho espacio. No olvides la crema para el cambio de pañal y un bote pequeño de aceite o leche limpiadora para limpiar el meconio o primeras deposiciones del bebé.

Introduce en la canastilla bebé una botella de alcohol de 70º para curarle el ombligo y un paquete pequeño de gasas si te lo piden en el hospital. Un peine también puede ser necesario, hay bebés que nacen con una melena increíble. Si utilizas colonia mejor que no lo hagas directamente sobre la piel del bebé, mejor hacerlo en la ropa pues ellos ya huelen especialmente bien.

Por último, recuerda preparar un capazo portabebés o silleta de auto para trasladar a tu bebé desde el hospital hasta casa. Llévate también una manta si consideras que hará frío al sacarlo para echársela por encima o un saquito para bebés. El tiempo es un factor importante a tener en cuenta a la hora de preparar tu canastilla bebé.

Y para ti, mamá, ¿qué llevar al hospital?

Con todos los detalles del bebé, no olvides que tú también debes preparar tus cosas para el momento del parto. Aquí te contamos todo lo que puedes necesitar para ese precioso momento.

  • Dos camisones, una bata y unas zapatillas cómodas. Como hemos dicho antes, debes escoger el tipo de prendas según el tiempo que haga, pero los camisones deben abrirse por delante para facilitar la lactancia.
  • Unas chanclas de ducha por higiene, utilizarás una ducha de uso comunitario.
  • Sujetador y discos absorbentes de lactancia, además de una crema para el cuidado del pezón, pues al menos al principio es probable que se te irriten y te salgan grietas. No te preocupes, al final se endurece el pezón y deja de doler, por eso es recomendable esta crema.
  • Braguitas posparto y faja en caso de que te la hayan recomendado, de lo contrario no es necesario utilizarla ya que la piel no se tersa de la misma manera y se te quedará la tripa flácida.
  • Un par de paquetes de compresas posparto, especialmente grandes y absorbentes, ya que durante las primeras semanas después del parto son normales las pérdidas abundantes de sangre.
  • No olvides productos de aseo personal como jabón neutro, cepillo de dientes, dentífrico, toalla, peine, colonia suave, desodorante, crema facial y corporal y bálsamo labial. Además, no te olvides el secador, de lo contrario no podrás secarte el pelo después de la ducha.
  • Y por último, una muda para volver a casa (preferiblemente ancha porque todavía te quedará tripita), el cargador del móvil y las cosas que vaya a necesitar el papá.

Como habrás podido comprobar, son muchas las cosas que es necesario preparar, pero no te agobies y empieza con tiempo, así no te pillará de imprevisto. Y ahora que ya tienes claro qué llevar al hospital… ¡A preparar la canastilla bebé, y que todo vaya genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *