bebé

Beneficios de la música para bebés

Muchos padres o quienes van a serlo en el futuro, seguro que han oído hablar de que la música aporta muchos beneficios a los bebés. Ya desde antes del nacimiento, y durante la gestación de las madres, y según algunos estudios de expertos en pediatría, la música es muy beneficiosa desde antes del nacimiento del bebé.

Estos estudios pediátricos dejan constancia de que el embrión, en las etapas más desarrolladas de su crecimiento dentro del vientre de su madre, es capaz de escuchar música, y de reaccionar a los estímulos musicales. De hecho, una vez hayan nacido, y sorprendentemente, serán capaces de recordar la música que escuchaban desde el vientre, y reaccionar positivamente a ella.

Beneficios que la música proporciona a nuestros bebés

La música tiene muchos beneficios para los bebés: es un instrumento perfecto para relajarlos cuando están nerviosos; favorece su creatividad en su futuro desarrollo; les transmite emociones, les ayuda a relacionarse con su entorno, y además es un elemento imprescindible para su desarrollo cognitivo y educacional.
Y no sólo estamos hablando de música infantil. También de melodías, baladas instrumentales, música clásica… hay muchos tipos de música que relajan y benefician el aprendizaje del bebé. Entre los principales beneficios de la música para bebés, se podrían destacar los siguientes:

  • La música entretiene y emociona al bebé, incluso dentro de la tripa de la madre. Cuando el feto empieza a desarrollar sus sentidos, es capaz de reaccionar ante la música.
  • Está demostrado que la música puede estimular la frecuencia cardiaca del feto, y producir endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad, en la madre.
  • Gracias a la música, se estimulan los oídos de los bebés, por eso es conveniente ponerle música a nuestro bebé desde que es recién nacido, o incluso cuando estamos en periodo de gestación.
  • Entre los beneficios de la música para bebés destacan el poder de estimulación de la expresividad natural del niño, que irá aprendiendo con más rapidez a hacerse entender.
  • La música también estimula la comprensión de las palabras, gracias a los sonidos y a las frases repetitivas y frecuentes, por lo que el aprendizaje será más rápido y eficiente, a medida que nuestro bebé vaya creciendo y desarrollando sus capacidades cognitivas.
  • A través de vocalizaciones que imitan sonidos musicales, los bebés expresan el lenguaje de forma más intuitiva y espontánea, creando una particular forma de comunicación, que empieza con la música y que facilita su forma de aprendizaje.
  • Hay algunos expertos que sostienen que la música clásica, especialmente la de Mozart, tienen un efecto importante en el comportamiento de los bebés, ya que facilita un mayor y más rápido desarrollo intelectual y creativo. Estos mismos estudiosos denominan a este aprendizaje el “efecto Mozart”.
  • La música también ayuda a estimular y a desarrollar el “buen oído” de los bebés.
  • Estudios pediátricos han demostrado que la comprensión de las palabras se facilita a través de la música, cantando con ellos, haciéndoles escuchar algunas piezas musicales…los bebés empezarán a identificar palabras.
  • Poco a poco, introduciendo música en la vida cotidiana de los bebés, y canturreando con ellos, empezarán a vocalizar de forma espontánea, y esto estimulará en gran medida su futuro aprendizaje.

Trucos y consejos para estimular a nuestro bebé con música

Los padres podemos colaborar activamente en la estimulación de nuestros bebés a través de la música. Además, y de forma gradual, les iremos inculcando el gusto por la música a edades muy tempranas, algo que les durará toda la vida. Hay una serie de técnicas, trucos y consejos para que este aprendizaje musical se convierta en algo divertido además de útil.

  • Debemos dejar que el niño tenga libertad para improvisar, y que sea él quien descubra, poco a poco, nuevos sonidos y experimente creando, con elementos a su alcance. Aunque algunas veces la experiencia pueda resultar algo ruidosa, se le está inculcando el gusto por la música y por el aprendizaje. Además, debemos prestarles atención y valorar de forma positiva sus descubrimientos.
  • Es muy importante jugar cantando. Para los más pequeños cantar a menudo es una buena opción, repitiendo canciones infantiles una y otra vez. Todos recordamos canciones infantiles que marcaron una época en nuestra niñez. Por qué no enseñárselas a nuestros hijos. Seguro que la experiencia les encantará.
  • También podemos ir introduciendo nuevas melodías y canciones de forma gradual y de acuerdo con su crecimiento y desarrollo. De esta forma, nuestros bebés irán teniendo un repertorio propio, y también sus canciones favoritas. Con el tiempo, es probable que nos las pidan para escucharlas una y otra vez.
  • Podemos cantar con ellos estas canciones, porque además se trata de una experiencia divertida.
  • Compartir el tiempo para escuchar música juntos, es también muy recomendable. Escuchar piezas infantiles, nanas, y piezas musicales con el niño no sólo estimula su participación activa cantando, bailando, dando palmas o tocando algún instrumento, sino que también relaja y divierte. Crear este hábito desde la infancia es uno de los mejores aprendizajes que podemos transmitirle a nuestros hijos.

Recordemos que a los bebés les gustarán más las canciones infantiles, las piezas musicales relajadas, y alguna que otra balada con letra. Incluso hay repertorios musicales que se pueden encontrar en Internet, que son especiales para relajar a los niños, y que también facilitan su rápido aprendizaje. No debemos ponerles música con tecno, rock o piezas musicales demasiado “duras”, sobre todo a edades tempranas, sino música suave, relajada, y en general, canciones infantiles y piezas clásicas. Así los bebés disfrutarán de los beneficios que la música les puede aportar, y tú lo pasarás en grande comprobando cómo evoluciona en su aprendizaje.

Un dato interesante a tener en cuenta es que la música es terapéutica. Hoy en día, la música se utiliza como terapia para tratar dificultades de varios tipos en los bebés, tales como las relacionadas con los aspectos comunicativos y el desarrollo motor de los niños. Por eso, crear un ambiente musical es siempre muy positivo y favorece su desarrollo a todos los niveles. Es lo que se conoce, en términos médicos, como musicoterapia, una técnica que fomenta el ambiente sonoro que rodea a los niños, y que no debemos perder de vista para fomentar su aprendizaje natural. Además, es una técnica divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *