tatuajes en el embarazo

Tatuajes en el embarazo

En el artículo de esta ocasión, queremos hablar sobre los tatuajes en el embarazo. ¿Son peligrosos?,¿se pueden hacer?,¿le hacen daño al bebé? Si quieres conocer estas y otras respuestas, ¡te invitamos a que continúes leyendo!

En ocasiones, muchas mujeres quieren tatuarse para recordar el nacimiento de un hijo. Bien sea una fecha, su nombre o cualquier otra característica que les recuerde a ellos. Pero eso sí, antes de hacerse el tatuaje es necesario tener en cuenta diferentes aspectos.

¿Existe algún riesgo de hacerse tatuajes en el embarazo?

Existe riesgo y uno de ellos es la exposición del feto a una posible infección. Puede incluso haber un posible contagio de Hepatitis B si no se toman las medidas mínimas de seguridad. Muchos de los centros de tatuajes en España, por no decir que prácticamente todos, cumplen con todas las medidas de seguridad. Lo que debes tomar en cuenta es que además de la utilización de agujas de un solo uso, el local debe estar limpio para evitar cualquier posible infección.

Otro aspecto que hay que considerar está relacionado con el uso de las tintas y colorantes. Se dice que no hay datos 100% concluyentes que aseguren que no tengan efectos sobre el bebé cuando se apliquen sobre la piel de la madre.

tatuajes en el embarazo

Así mismo todas sabemos que durante el embarazo se producen infinidad de cambios hormonales y físicos. El cuerpo de la mujer cambia completamente y se aumenta de peso de manera notable. Esto produce un cierto estiramiento de la piel, lo que seguramente alterará el tamaño y aspecto de los tatuajes. Sobre todo en aquellas zonas donde aparezcan estrías.

Tampoco hay que olvidarse de tener en cuenta la zona en donde se va a hacer el tatuaje. Si se elige el vientre para hacerlo, puede ser un error. La zona se deforma completamente durante el embarazo y en caso de que haya cesárea, será peor.

Finalizamos con los tatuajes que se pueden hacer en la zona lumbar. Esto podría incluso entorpecer la administración de la anestesia epidural. Esto se debe a que la tinta pueda desplazarse hacia el interior y provocar una infección.

¿Nuestra recomendación? Lo mejor es pensar en un tatuaje después del embarazo, incluso si hay cesárea se puede tatuar sobre la cicatriz para disimular a la perfección. En caso de que se vaya a hacer durante el periodo de gestación, lo mejor siempre es consultar con el médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *