Niños: seguridad en carretera

Seguridad en carretera para los niños

Estamos en un mes donde habrá unos días de vacaciones y se producirán miles de desplazamientos. Navidad es un momento de reunión entre la familia y los amigos y en muchos casos los viajes son inexcusables. En este artículo os queremos recordar la importancia que tiene la seguridad en carretera para todos, especialmente los niños..

La seguridad en carretera, crucial para todos

La seguridad vial es algo que no hay que dejar de lado y mucho menos cuando viajan niños en un vehículo. Por esa razón todos los ocupantes deben ir protegidos. Los adultos con su cinturón de seguridad y los niños más pequeños con su sillita.

Los niños deben tener su sillita adecuada para poder viajar cómodos y seguros. Por eso debemos buscar aquella que mejor se adapte a sus necesidades y hay que tener en cuenta muchos aspectos. El peso, su altura y su edad serán aspectos decisivos para comprar una sillita para el coche.

Pero esto no es lo único en lo que tendremos que fijarnos para que los niños tengan la mejor seguridad en carretera. ¿Sabías que las sillitas para niño pueden caducar? Pero no porque el material pierda efectividad o se degrade. Es porque el niño crece y la silla deja de serle útil porque no está adaptada a sus medidas.

Debemos comprar la silla adecuada

Lo que no hay que hacer es comprar una silla más grande para que dure más tiempo. El niño debe ir sentado y ajustado, no puede haber holgura entre los laterales de la silla. Si el niño crece y su silla ya no es para su edad o tamaño, lo que hay que hacer es cambiarla. La silla que desechamos podemos venderla o dársela a alguien que la necesite y pueda aprovecharla.

Si se tiene un hijo que tenga necesidades especiales, hay que comprarle una silla específica para él. No todas sirven, por ello hay que consultar con un especialista que será quien nos asesore sobre cuál es la mejor para cada caso.

Adquirir esta clase de sillas para los niños en el coche es algo que hay que hacer en tiendas especializadas. De esta forma, los vendedores podrán resolver cualquier duda que se tenga al respecto. En caso de que sea necesario podrán ayudarnos a instalarla en el coche, dado que a veces puede resultar algo difícil de colocar.

Para finalizar, no hay que dejar de tener en cuenta el estado en el que está el coche. No todo va a ser la sillita del niño, por tanto hay que hacerles las revisiones pertinentes antes de salir a la carretera. Como se suele decir… cualquier precaución es poca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *