Los dictados en los niños

dictados en los niños

La educación de los niños es algo muy importante y practicar dictados les resultará de mucha ayuda. Puede parecer algo muy sencillo pero lo cierto es que los dictados les proporcionan muchas ventajas. De eso es de lo que os vamos a hablar en este artículo.

Los dictados y los niños

Un dictado es un ejercicio donde el profesor dicta unas frases y donde los alumnos las escriben en su cuaderno. Seguro que tú también hiciste muchos dictados durante tu época de colegio. Pero no debes pensar que es algo antiguo que no vale para nada, siguen muy presentes en los colegios de hoy en día. Proporcionando un gran número de beneficios para los niños.

Si te estás preguntando cuáles son esos beneficios, debes tener en cuenta que no son pocos precisamente. Por ejemplo, los dictados les ayudan a tener una mejor ortografía. Las faltas de ortografía irán mejorando notablemente, lo que les resultará de gran ayuda en su vida.

También consiguen estimular la curiosidad de los más pequeños. El tema del dictado puede hacer que tengan curiosidad sobre él. Por eso, si como mamás o papás les ponemos un dictado, debemos procurar que sean temas que les resulten atractivos.

Asimismo, otra de las ventajas de los dictados es que proporciona más concentración en los pequeños. Los niños deben prestar especial atención y también poner toda su concentración para hacer el ejercicio y que les salga lo mejor posible.

Mejora su comprensión lectora y auditiva

Otro punto a tener en cuenta es que mejoran notablemente la comprensión auditiva y también lectora. Si se realizan dictados dos o tres veces a la semana, los niños mejorarán en muchos aspectos. Además hay que sumarle otro beneficio importante, la adquisición de nuevo léxico y vocabulario.

No hay que olvidarse de otro aspecto tan importante como la agilidad mental. A medida que los dictados se vayan haciendo un poco más complejos, los niños mejorarán en este aspecto. Por tanto, queda patente que los beneficios de hacer dictados son muchos y muy necesarios.

Como has podido ver, son una fantástica herramienta de aprendizaje muy útil para los niños. Como en todas las cosas, hay que comenzar por  algo sencillo e ir gradualmente aumentando la complejidad. Esto es lo que hará mejorando poco a poco las aptitudes de los más pequeños de la casa.

Ahora ya sabes cuáles son las ventajas de hacer algo tan sencillo como esto. ¿Te animas a hacer dictados con tus hijos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *