desarrollo bebé

Las etapas del desarrollo de un bebé

Todos los bebés pasan por diferentes etapas durante su desarrollo evolutivo. Por este motivo, es recomendable tenerlas presentes para ayudarle a comenzar de la mejor manera posible en su vida.

Con cada gesto que tengas con él; caricias, juegos, besos, alimentos sanos y nutritivos…, le estarás ayudando en su desarrollo cerebral. Por ello, es conveniente seguir unas pautas relacionadas con su desarrollo, porque la mejor manera de enseñar a un bebé es conociendo sus necesidades.

Bebés recién nacidos

¿Sabías que con tan solo unos días de edad un bebé puede comenzar a sonreír si alguien les sonríe? Al principio, haz que tu bebé te vea, te oiga, te toque y se mueva con libertad. Verás que sus movimientos son descoordinados, pero poco a poco aprenderá a controlarlos.

  • Mírale a los ojos y sonríele, sobre todo cuando lo haga él. Observarás cómo reacciona de manera positiva a tus gestos y palabras.
  • Habla con el bebé en tono suave y comunícate con él, pues te oye y pronto comenzará a memorizar y e intentar repetir tus palabras.
  • De forma gradual, háblale lento y más rápido, más fuerte y más suave, más alto y más bajo… Observarás cómo el bebé reacciona con su rostro y su cuerpo e interactúa contigo.
  • Si lo colocas boca abajo y agitas un objeto con sonido, como un sonajero, animarás a tu bebé a levantar la cabeza y los hombros. Seguirá el objeto con la mirada y ejercitará su fuerza.
  • Trata a tu recién nacido con cuidado, delicadeza, tranquilidad y amor. Proporciónale caricias y besos para que se sienta reconfortado y feliz de estar entre tus brazos.
  • Realiza el contacto piel con piel con tu bebé. Sentirte, oír el latido de tu corazón y oler tu aroma le otorgarán calma y seguridad en todo momento.

El bebé de 1 a 6 meses

Los recién nacidos de 1 a 3 meses ven mejor a una distancia de unos 20 a 30 centímetros. Sin embargo, cuando cumplen los 3 meses de edad empiezan a ampliar su campo de visión.

  • Puedes mover con suavidad frente a él objetos coloridos para que intente agarrarlos. Si tiene algún sonido agradable conseguiremos que llame más su atención.
  • Sigue sonriéndole y riéndote con él, es fundamental para una infancia feliz.
  • Continúa hablándole y copia sus gestos y sonidos, enseguida querrá imitar lo que haces.
  • Anima a tu bebé a que alcance un objeto que le ofrezcas, así como hacer que lo siga con la mirada para ejercitarlo.
  • Si le enseñas imágenes coloridas con diferentes texturas o con caras conocidas y le explicas lo que son, escuchará lo que dices y participará en el juego.
  • Juega con él a hacerle cosquillas con suavidad. Deja pasar más o menos tiempo antes de volver a hacerlo mientras le dices frases que acompañen al juego.

De 6 a 9 meses

A los 6 meses tu bebé habrá experimentado muchos cambios, incluso en su alimentación. Ya podrás empezar a darle comida salada, fruta, cereales… Además, a su manera verás cómo responde, o al menos lo intenta, a ciertas preguntas fáciles que le formules.

  • Procura no hablar ni cantar demasiado fuerte, los bebés pueden asustarse con facilidad.
  • Pronuncia su nombre todo lo posible, verás como busca a la persona que lo dice y querrá llegar hasta ella.
  • No dejes de sonreír a tu bebé, de este modo le transmitirás confianza y felicidad.
  • Ofrécele objetos seguros y coloridos, verás cómo los tira, los manipula y da golpes con ellos.
  • Crea puzzles o marionetas sencillas para estimular su curiosidad y ayudarle a aprender cosas nuevas cada día. Además, querrá colaborar en el juego cogiendo todo lo que le muestres.

El bebé de 9 a 12 meses

Para que tu bebé vaya ganando autoestima y confianza debes ofrecerle un enfoque positivo. Trata de cambiar el ‘no’, ‘malo’, ‘no toques’, por frases positivas y constructivas como ‘sí’, ‘bueno’, ‘bien hecho’. Es necesario prohibirles cosas, pero siempre de manera positiva.

  • Juega con tu bebé a esconder objetos para que los busque. Su curiosidad irá en aumento cuando le preguntes dónde está lo que has escondido.
  • Enseña a tu hijo a decir cosas con las manos, pronto imitará tus movimientos creando una asociación entre una expresión vocal y el movimiento.
  • Si le indicas el nombre de ciertas personas u objetos, pronto acabará asociando esas palabras con lo que indican. Incluso las señalará si le preguntas.
  • Otra actividad que puedes practicar con tu bebé es señalar los ojos, la nariz y la boca de un muñeco. Después haz lo mismo contigo y con él, dirigiendo su mano al tiempo que lo haces. Poco a poco memorizará estos nombres y los relacionará sin ningún problema. Y así con todas las partes del cuerpo.

De 1 a 2 años de edad

Para que un niño sea feliz, debe contemplar que él también hace feliz a los adultos que están a su alrededor.

  • Un juego que le encantará es darle objetos para que los amontone y pueda tirarlos después.
  • Si dispone de un juguete donde pueda meter y sacar objetos podrá desarrollar habilidades de coordinación de ojos y manos al tiempo que se divierte.
  • Ayúdale a descubrir su entorno y conocer el mundo que le rodea.
  • Puedes hacerle preguntas sencillas y ayudarle a contestar, estará muy dispuesto a interactuar contigo.
  • Observa lo que está haciendo tu bebé y díselo, le ayudará a enseñarte lo que ha aprendido ganando así autoestima.
  • Juega con él y ofrécele tu ayuda en todo momento. Así se sentirá feliz y más seguro.
  • No dejes de hablarle sobre cualquier cosa, pronto entenderá todo lo que dices. Además, puede ser capaz de seguir indicaciones sencillas.
  • Realiza juegos con tu bebé preguntándole sobre dónde están las cosas. Cada vez mostrará más curiosidad y disposición para comunicarse.

El bebé a partir de 2 años

Empieza la edad de las rabietas, así que debes saber que cuando les enseñas a comportarse de manera correcta aprenden mucho mejor que cuando son castigados por comportarse mal.

  • Debes animarlo a hablar con preguntas sencillas y prestar atención a sus respuestas. Su interés por interactuar contigo aumentará y responderá a tus preguntas.
  • Ayúdale a contar y a asociar los números con las cantidades.
  • Lee cuentos con él y hazle después preguntas sobre el libro.
  • Ofrécele recortes de formas geométricas para que aprenda a relacionar objetos, formas y colores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *