Dieta infantil: fruta

fruta

La fruta es algo indispensable que toda dieta infantil debería contener en grandes cantidades. A muchos niños les encanta por su sabor y por lo fresca que es, pero no a todos. Hay algunos, que al igual que la verdura, no les gusta. Por tanto, hay que ingeniárselas para que la consuman, como en postres o zumos. En este artículo te vamos a dar unas cuantas ideas para que la consuman sin demasiadas negativas.

Cuidar el aspecto visual, la forma de que coman fruta

Sabemos que a los niños les encanta lo visual y por ello, la forma de presentación es importante para conseguirlo. Debemos evitar forzarles a comer lo que no quieren, pero sí podemos hacer que la fruta les parezca más apetecible.

Debemos tener en cuenta que no es necesario que coman toda clase de fruta, porque no toda nos gusta a todo el mundo. Lo que sí podemos es presentarles la fruta que mejor toleran de una manera más divertida. Por ejemplo, a la hora de servírsela podemos dejar de lado las rodajas o los trozos.

En este caso podemos pelar la fruta y cortarla con un corta pastas. De esta manera, conseguiremos formas que les gustan y hacen que sean más atractivas. Para aumentar más la sensación visual de que es algo que es va a gustar hay que combinar colores. A los niños les encantan los colores y un plato de fruta con muchos, les resultará más atractivo.

Esta manía con la fruta suele aparecer entre los 7 y los 12, años. A partir de esa edad, si les gusta, irán solos a buscarla. Por tanto, como mamás y papás, tenemos un margen de tiempo bastante amplio para lidiar con este problema.

Además de los colores, hay que presentarles la fruta con formas y en diferentes propuestas. Por ejemplo, una propuesta estupenda es en brocheta, donde podrán ver muchas formas y colores. Lo mejor en estos casos es pinchar gajos, trozos de fruta o frutas enteras como cerezas.

En este caso se puede pinchar un gajo de mandarina, una rodaja gruesa de plátano, una cereza (deshuesada), un trozo de melón, sandía, manzana, etc. La combinación de colores debe resultarles atractiva y la fruta que más les guste debe estar en medio de la brocheta. De esta forma, para llegar a ellas, tendrán que comerse las otras antes.

Otras ideas pueden ser una macedonia de frutas, tostadas de frutas, una ensalada de verduras con trozos de manzana, frutas con yogur, etc. Solo es cuestión de poner en marcha nuestra materia gris y seguro que lo conseguiremos. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *