apollo-11-para-ninos

Cuento educativo de Apollo 11 para niños

La llegada del hombre a la luna es un evento que ha quedado plasmado en la historia, como un gran logro que en algún momento se veía como imposible de cumplir. Aquí te vamos a compartir un breve cuento de Apollo 11 para niños. Esto con el objetivo de mostrarles a los pequeños la importancia de este acontecimiento y darles una importante lección de lucha y perseverancia al plantearse objetivos y metas. Definitivamente es una historia divertida ¡que no puedes dejar de leer con tus hijos!

Listado de los mejores libros para niños

Un bonito cuento de Apollo 11 para niños

Los cuentos infantiles traen consigo grandes beneficios. Entre ellos está el desarrollar habilidades de lectura y el interés de los pequeños por la misma. Disfruta este cuento de Apollo 11 para niños, el cual también despertará la curiosidad e imaginación de tus hijos. ¿Vamos a ello?

Había una vez 3 astronautas llamados Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin “Buzz” Aldrin, quienes tenían un maravilloso sueño: llegar a la luna. Así es como un día, estos intrépidos astronautas decidieron cumplir esta misión, abordando la nave Apolo 11, la cual se encontraba en el cohete Saturno V.

El cohete despegó desde Cabo Kennedy, Florida. ¡Les esperaba un largo viaje! sin embargo los tres astronautas lo disfrutaron sin ningún problema, ilusionados por llegar pronto a la órbita lunar. Tras recorrer 380.000 kilómetros de distancia, Aldrin y Armstrong y Collins llegaron a su destino, el 20 de julio del año 1969.

El primer hombre en pisar la luna fue Neil Armstrong quien descendió por una escalerilla con su traje espacial y observó admirado la belleza que tenía delante de sus ojos. Sus primeras palabras fueron: “Estoy al pie de la escalerilla, la superficie parece ser de grano muy fino, cuando se la ve de cerca. Ahora salgo de la plataforma” Y en ese momento fue cuando la historia cambió su rumbo. El hombre había pisado por primera vez la luna.

Lectura: como incentivar a los niños

Millones de personas alrededor del mundo tuvieron la oportunidad de observar aquel gran acontecimiento en sus televisores, para después escuchar una frase que quedaría grabada en los libros de historia: “Este es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad” dijo Neil Armstrong al encontrarse pisando el suelo lunar.

Mientras que el astronauta Michael Collins permaneció pilotando la unidad de control “Columbia”, el astronauta Aldrin se reunió más tarde con Armstrong, exclamando “¡Qué magnífica desolación!”. La nave había aterrizado en el área llamada “El Mar de la Tranquilidad”, una gran superficie de fina arena y roca. Poco después, los dos astronautas clavaron en el suelo una bandera de Estados Unidos y hablaron por la radio con el presidente Richard Nixon en la Casa Blanca.

Los dos astronautas estuvieron caminando durante más de dos horas por la luna. Recogieron muestras de suelo, tomaron fotografías y colocaron un aparato para medir el viento solar. Mientras los astronautas realizaban su misión en la superficie, el astronauta Michael Collins mantuvo a salvo y en órbita el “Columbia”,  para después regresar a casa.

Finalmente los 3 astronautas aventureros regresaron a tierra el 24 de julio de 1969. El cohete aterrizó en el Océano Pacífico cerca de Hawai, donde ya los esperaban integrantes de la NASA para recogerlos. Detrás de esta importante misión se necesitaron 10 años de preparación, ¡y no solo eso! También trabajaron con mucho esfuerzo e ilusión ¡más de 350.000 personas! ¡Todo un gran equipo, para lograr un gran acontecimiento!

Así es como termina este cuento de Apollo 11: con un final feliz y una gran enseñanza sobre el trabajo en equipo, el esfuerzo y la perseverancia para lograr cumplir nuestros sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *