¿Cómo educar hijos tercos?

Madre educando a sus hijos

Cada hijo o hija es diferente y cada uno tiene su propio carácter. Hay algunos que suelen ser bastante testarudos y a veces es a quienes cuesta más enseñar las cosas. Por ello, en este artículo queremos darte unos cuantos consejos para educar a los hijos, aunque sean muy tercos.

Tips para educar a los hijos testarudos

Es importante tener en cuenta que no podremos modificar su carácter, pero sí hacer que sean más receptivos. Mediante diferentes estrategias, podemos hacer que sean más cooperativos y nos escuchen en todo momento.

Escuchar a nuestro hijo en todo momento es algo muy importante. Si tomamos decisiones que puedan afectar a sus planes es posible que se molesten. Los especialistas recomiendan que les escuchemos  y les tengamos en cuenta cuando nos hablan. Si hay algo que no les gusta, debemos atender a sus razones y procurar negociar si es posible.

También es recomendable mantener una actitud positiva respecto a ellos. A nadie le gusta hablar con alguien que está de mal humor o puede amenazarnos. Tampoco debemos utilizar palabras que no comprendan, son niños, debemos usar un lenguaje que sea comprensible a ellos.

Darles opciones, una buena alternativa

Hacer que nuestro hijo o hija sienta que tiene el control es otra de las opciones que tenemos. A ellos les gusta elegir entre varias opciones, aunque si son niños demasiado pequeños quizá no lo entiendan. Esta es una opción mejor para niños de cierta edad, por ejemplo a partir de 6 o 7 años.

Otro apartado que no hay que dejar de lado es el de las emociones de nuestros hijos.  ¿Por qué es tan testarudo nuestro hijo? ¿Qué hace que sea así? Hablar las cosas con él le resultará de gran ayuda. Quizá podemos pensar que realmente son testarudos y simplemente están enfadados. En este y cualquier otro caso debemos prestarles ayuda y tratar de solucionar su problema junto a él.

Un aspecto con el que también hay que contar es que la toma de decisiones les puede ayudar.  Que tengan la sensación de que tienen cierto control sobre su vida, les resultará de gran ayuda. Es importante que en las reuniones familiares, les escuchemos y tengan su momento para hablar.

Esto les vendrá muy bien, pero no solo a ellos sino también a los progenitores dado que puede hacer que se estrechen los lazos. Ahora ya tienes unos cuantos consejos para poner en marcha en caso de que tu hijo o hija sean testarudos. ¿Te animas a poner en marcha estos consejos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *