Ayuda a tu hijo adolescente escuchándolo

adolescencia
Una de las cosas más importantes que debemos cuidar los padres en la época adolescente de nuestros hijos es la comunicación. Es básica en cualquier relación incluida la de nuestros hijos. Además es muy importante para su desarrollo que hablemos con ellos e intentamos entender sus problemas, lograr hablar con ellos de forma comprensiva permitirá además que su relación con nosotros sea mucho más estrecha.

Hablar con ellos es importante, pero primero hay que escuchar

Sin lugar a dudas, hablar con ellos es importante, pero antes de abrir nuestra boca para dar un millón de consejos, es necesario escuchar atentamente, si ponemos la atención suficiente podremos encontrar pistas sobre algún problema que tengan, sobre alguna preocupación, etc… y podremos llegar a intervenir a tiempo en caso de que sea necesario.

Cómo hablar con mi hijo

En primer lugar se un padre o una madre con empatía, ponte en su piel, rememora tu época de adolescente, recuerda que para ti cosas que hoy te parecen poco importantes, en la adolescencia pueden ser todo un problema, intenta estar relajado o relajada, prepárate para escuchar cualquier cosa.

No es habitual que de primera mano, tu hijo te vaya a contar todo lo que siente o le preocupa, aunque te pueda costar entenderlo, esa confianza tendrás que ganártela poco a poco. Da igual que seas un padre o madre cercana, hay cierta distancia que todos los padres guardan con sus hijos, de este modo podemos hacer que sean personas disciplinadas y preparadas para enfrentarse al mundo, no podemos ser sus amigos al 100% porque somos sus padres, pero ello no quiere decir que no podamos ganarnos su confianza para que nos cuenten “sus cosas”.

Debes trabajar en tu relación con tu hijo, pero primero debes empezar por ti mismo/a. El estrés que vivimos en nuestro día a día, las frustraciones y el agotamiento general no ayuda nada a conseguir dar de nosotros lo mejor para nuestros hijos, por este motivo debes liberarte en la mayor medida de estas limitaciones personales que ponen muros entre tus hijos y tú.

¿fracaso escolar? ¿conducta inapropiada? ¿pasotismo? Intenta determinar el problema que tiene tu adolescente y trátalo con delicadeza, evita los gritos y las amenazas, hazle comprender cual es el camino adecuado, dialoga, hazle entender y evita utilizar el miedo como estrategia para que tu hijo o hija haga lo que tu quieres, evita los castigos en la medida de lo posible y sobre todo, prepárate para escuchar y para dialogar de forma pausada. Trata a tu hijo o hija adolescente como un adulto, házselo ver, pero sin olvidar que es adolescente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *