ahorro antes de la llegada de un bebé

Cómo ahorrar antes de la llegada de un bebé

Con la llegada de un bebé a la familia se puede sentir una mezcla de emoción e ilusión pero también aceptémoslo, muchas veces se siente preocupación, puesto que un bebé implica muchos gastos económicos. Sobre todo si eres madre primeriza puede que empieces a comprar un montón de cosas que a lo mejor al final acabas sin utilizar, adquieres toda clase de artículos que parecen imprescindibles pero que en realidad no lo son. Para evitar gastos innecesarios, te damos algunos consejos con los cuales podrás ahorrar antes de que llegue el nuevo integrante de tu familia.

Muebles y otros artículos para la habitación

 La ilusión de tener una habitación bonita para cuando llegue el bebé es un sentimiento muy común en los futuros padres. Por lo mismo muchas veces se gasta en exceso en cuestiones de poca importancia como decoración o muebles innecesarios. Para ahorrar en este sentido te recomendamos:

  1. Compra una cuna que se pueda agrandar. Puedes comprar una cuna que después se pueda hacer más grande o a la que se le pueda quitar las barras, de esta forma el pequeño podrá aprovecharla durante mucho más tiempo.
  2. No gastes en muebles demasiado infantiles. Si vas a comprar muebles como una cajonera, piénsalo dos veces, ya que si es demasiado infantil le darás muy poco uso. Hoy en día existen cajoneras de tela muy económicas, en las cuales puedes guardar ropa, juguetes, y otros productos para el cuidado de tu bebé, sin necesidad de gastarte una fortuna. Ya que crezca puedes usar la cajonera para guardar otro tipo de artículos o regalarla.
  3. Aprovecha cosas que ya tienes. Si es imprescindible un mueble para guardar las cosas del bebé, aprovecha lo que ya tienes, recuerda que las prendas son pequeñas y no ocupan mucho espacio, por lo cual puedes guardarlas en tu propio armario o cajonera.
  4. Evita comprar un cambiador. Un cambiador de tela y plástico será suficiente para colocarlo en la cama y cambiar a tu pequeño, te aseguramos que ¡no necesitas más!

Para la hora del baño

Para duchar a tu bebé no hace falta comprarle una bañera carísima, con una palangana es más que suficiente, incluso una bañera inflable podrá hacer el trabajo. Necesitas poca agua para llenarlas y así también podrás ahorrar. En realidad también puedes ducharte con ellos, así que únicamente debes invertir en unos cuantos productos de aseo personal y toallita para secarlo.

La ropa del bebé

No podemos dejar de mencionar una de las cosas en las que más se gasta de forma innecesaria: la ropa. Los niños crecen rapidísimo y si hoy le queda muy bien la ropita en dos semanas le quedará pequeña. Invierte únicamente en prendas necesarias y si tienes alguna conocida que tenga poco tiempo de haber tenido un bebé ¡mucho mejor! Seguro que te podrá prestar ropa para tu pequeño.

Para las prendas imprescindibles, te recomendamos comprarlas a través de un modelo de cashback. Con él puedes acumular puntos cada vez que realices una compra. Al juntar 30 puntos el sistema te reintegra 30 euros. Una muy buena forma de ahorrar al momento de comprar ropita para el bebé. 

ahorro juguetes bebé

Juguetes

Deja fuera de la lista los peluches, son sucios y no les llaman tanto la atención como los juguetes coloridos de plástico, libros interactivos o juegos que tengan música y ruidos. Tampoco inviertas mucho dinero en comprar muchos juguetes, puesto que un día les gusta uno y al día siguiente lo dejan olvidado en el rincón.

La alimentación

Tras la llegada de un bebé el mejor alimento que se le puede dar es la leche materna ¿Para qué gastar en alimentos procesados, si el alimento más nutritivo es el que tu misma le puedes dar? Además la lactancia materna crea un vínculo inigualable entre madre e hijo, favorece su crecimiento y desarrollo y lo ayuda a prevenir enfermedades.

Una vez que comience con alimentación complementaria puedes darle alimentos que normalmente compres en el súper, los potitos los puedes dejar de lado puesto que el mejor alimento es el natural. Realiza papillas de frutas, verduras y legumbres, así, desde un principio el pequeño se irá acostumbrando a comer alimentos naturales.

Para lo platos y cubiertos no es necesario comprar muchísimos, con un par de platitos y cubiertos de plástico es suficiente y si estás pensando en un trona, ésta puede esperar. En su lugar sienta a tu bebé en tu regazo y dale el alimento, ¡nada más fácil que eso!

Para transportar el bebé

La silla para el coche es indispensable, pero cuando sales a pasear con el pequeño puedes buscar opciones para cargarlo de forma más cómoda, como un fular. Después invierte en una silla de paseo ligera y práctica (es decir que sea plegable). Nada muy caro, que al final puede ser que no la utilices tanto como tu creías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *