Vuelta al cole, ¿como se anfronta?

niño en la vuelta al cole

Aunque todavía queda tiempo de verano, poco a poco se va acercando la temida vuelta al cole. Los niños se lo están pasando en grande este verano, pero el colegio está a la vuelta de la esquina. Es necesario saber cómo afrontar la vuelta al cole y por ello, queremos ayudarte a hacerlo.

¿Cómo afrontar la vuelta al cole?

Despedir el verano con una pequeña fiesta es una estupenda idea para que los niños se mentalicen. En esta fiesta se puede hacer un completo repaso a todo lo que se ha vivido durante el verano. Se puede resumir todo lo que se ha aprendido y mentalizar a los peques que esa etapa ha llegado a su fin. Pero solo hasta el año que viene.

También es importante celebrar la vuelta al cole y enfatizar que no es algo malo, sino todo lo contrario. Volver al colegio supone nuevos retos para ellos, pero también buenos momentos. Nunca hay que olvidarse de recordarles que volverán a ver a sus compañeros. También harán nuevos amigos y que comienza una nueva etapa en la que podrán aprender mucho.

Es uno de los mejores momentos para cambiar de costumbres, pero hay que hacerlo poco a poco. De esta forma, no se produce un cambio brusco que pueda resultar muy incómodo para los más pequeños. Cuando queden un par de semanas para iniciar el colegio, hay que ir acostumbrándolos poco a poco a los cambios de horario.

Deben acostarse más temprano e ir comenzando a madrugar, pero no hacerlo de golpe. El tiempo tiene que ir progresivamente de cada a la vuelta al cole. De esta forma, el cuerpo de los niños podrá ir acostumbrándose poco a poco. Así, cuando llegue el día, el cuerpo estará descansado y comenzarán el colegio con la máxima energía y completamente descansados.

La importancia de repasar lo aprendido

Además de ello, nunca está de más repasar lo último que se ha aprendido en el colegio. Cuando queden dos o tres semanas y a modo de juego, se puede hacer un repaso general. Así, el niño o la niña podrán recordar lo que han aprendido antes de que comenzasen las vacaciones de verano.

Si es posible, visitar el colegio los días previos a la vuelta al cole, puede ser de gran utilidad.  Los niños tendrán una primera toma de contacto con la escuela, haciendo que el primer día sea menos complicado. Como mamás y papás hay que estar tranquilos. Si los niños nos notan nerviosos, ellos también lo estarán, hay que demostrar seguridad.  Con ello, a los niños les costará menos separarse de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *