Pensando en la vuelta al cole


Ya es 15 de agosto, pronto será la vuelta al cole, con todo lo que conlleva. Por un lado, la preocupación de los padres por el desembolso económico que supone la compra de libros, material escolar y ropa para nuestros hijos y por otro lado están nuestros hijos, que viven con ilusión el reencuentro con sus compañeros y el uso de todas las cosas nuevas que van a estrenar al comienzo del curso.

Ya podemos ver carteles en los centros comerciales anunciándonos que la fecha de la vuelta al cole se acerca, así que vamos a darte unos consejos muy simples para que, como padre o madre, sobrevivas a la vuelta al cole sin morir en el intento:

  • Elige un momento en el que no estés muy atareado o atareada, coge bolígrafo y papel y siéntate cómodamente. Es el momento de hacer una lista con todas las cosas que crees q ue puede necesitar tu hijo, empieza por el material escolar y sigue por la ropa. No pienses en el dinero que te va a costar, primero haz la lista.
  • Una vez tengas tu lista completa, es el momento de calcular precios. Tenemos una potente herramienta que se llama Internet, utilízalo para buscar los precios más baratos de todas las cosas que hemos anotado.
  • Ahora es el momento de pensar en el dinero. Una vez has anotado todos los precios haz un presupuesto global de lo que te podría costar todo. Revisa tu cartera, tu cuenta en el banco y estima cuánto puedes gastarte, si se sale de presupuesto, ve ajustando la lista eliminando las cosas más prescindibles.
  • Elige un día para llevar a tu hijo o hija de compras y evita llevar tarjetas de crédito o débito, es preferible que con el presupuesto que te habías marcado, lleves dinero en efectivo. Así evitamos caer en la tentación de gastar más de la cuenta y estaremos más pendientes del dinero durante toda la compra.
  • No te limites a elegir tú la ropa de tu hijo o hija, déjale que participe, a fin de cuentas quien tiene que estar cómodo o cómoda con la ropa es tu hijo/a. Si le dejas participar en la decisión de qué ropa se debe llevar, le harás sentir más “adulto”, algo que a todos los niños les gusta. Por otro lado, lograrás que esté más contento y con ello mantendrás un vínculo más cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *