Cómo corregir a un niño que miente

niño

Cuando se dice que los niños no mienten nunca es hasta los cuatro años. A partir de esta edad van adquiriendo la capacidad para diferenciar lo que es verdad de lo que es mentira. Los expertos confiesan que un niño que miente, no lo hace de manera conscientemente al principio. A pesar de ello, desde los cinco años aproximadamente ya saben que mentir no está bien.

¿Por qué miente un niño?

Los expertos confirman que los niños pueden mentir por varias razones. Una de ellas es porque nos tienen a los progenitores como ejemplo. Si nosotros mentimos… ellos también lo harán; no hay que recordar que los niños son como esponjas. Aprenderán todo lo que ven y si mentimos, ellos también lo harán.

Esa no es la única razón por la que pueden mentir. A veces, si lo hacen re manera recurrente puede que el niño tenga algún problema oculto. Eso es lo que debemos procurar saber. En este caso podríamos encontrarnos ante un problema de autoestima. Si eso ocurre, mienten porque quieren impresionar y sentirse aceptados, sobre todo entre sus amigos.

Hay que tener en cuenta que también tiene que ver la personalidad de cada niño. Esto es algo que como padres podemos cambiar poco a poco, aconsejándole y educándole  a no mentir.

¿Cómo debemos actuar si nuestro hijo miente a menudo?

Lo que no se debe hacer es enfadarse y reñirle. La razón es que si advierte que le vamos a reñir es posible que niegue que haya mentido. Debemos actuar con naturalidad, dejándole claro que mentir no es aconsejable y que no lleva a ningún lado. Algo que debemos decirle de manera tranquila, sin gritar ni aspavientos.

Por otro lado es importante hablar con ellos y tratar de explicarles que es muy importante decir la verdad. Por otro lado podemos explicarle también las consecuencias que podría tener seguir haciéndolo. Nunca está de más poder utilizar un cuento o una película como apoyo dado que hay muchos ejemplos disponibles.

Los expertos recomiendan no castigarles sino usar un refuerzo positivo. Lo mejor es darle la oportunidad de decir la verdad tras haber hablado con ellos. Si reconoce que ha mentido hay que felicitarle y hacerle saber que tendrá todo nuestro apoyo.

No siempre es recomendable castigarles, a no ser que el niño o la niña estén mintiendo todo el rato. Por norma general, los niños suelen responder bien con el apoyo positivo, mucho mejor que con los castigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *