Cesárea

cesarea

 

El parto puede ser natural o por cesárea; uno de cada cuatro niños nace por cesárea. Ésta se realiza si la madre ha optado por ella para no sufrir horas y horas de trabajo de parto, o si el médico la sugiere debido a que el bebé no puede nacer de manera natural o ya se hay realizado una previamente.

La manera en que esté colocado el bebé en el proceso del parto será definitiva para decidir si se recurre a esta clase de parto:

  • Si el bebé no baja o está de nalgas y la pelvis de la madre es estrecha.
  • Si existen tumores que impidan el paso del bebé.
  • Si la madre no dilata lo suficiente.

El proceso de la cesárea:

tarda alrededor de media hora después que se ha administrado anestesia epidural. Previamente se prepara a la madre colocando un gotero para equilibrar la presión arterial que podría bajar como efecto de la epidural; la zona púbica se rasura limpiando la piel del abdomen; además de la epidural colocada en la espalda baja, se inserta en la vagina una sonda para que la vejiga esté vacía.

Los movimientos corporales molestan después de haber dado a luz por medio de una cesárea. Los intestinos necesitan aproximadamente de una a dos semanas para funcionar normalmente y es común que se sufra de estreñimiento debido a la falta de ejercicio y por la presión del embarazo o aparición de hemorroides. Ingerir bastante fruta y fibra ayudará a aliviar estas molestias.

El médico, ginecólogo, obstetra o la comadrona te darán sugerencias para cuidarte durante los próximos cuarenta días después del parto y especialmente algunos cuidados y trucos después de una cesárea. Respecto a la herida deberás cuidarla lavándola con jabón neutro y untar una crema cicatrizante, ésta tomará un lapso de casi tres meses para cicatrizar completamente; según el tipo de piel que tengas, la cicatriz aparecerá ligeramente abultada o sentirás la piel tirante, esto también disminuirá hasta que algunos meses después podrás percibir solamente un trazo ya sea horizontal en la parte baja o vertical sobre tu abdomen, según el área en que la hayan realizado.

El mejor truco para recobrar tu figura gradualmente y sentir que tus músculos vayan recuperándose es ponerse una faja. Algunas veces el hospital provee fajas confeccionadas en material fuerte que se van atando alrededor del cuerpo; o bien puedes comprar las fajas post-parto; podría ser que la apariencia no te parezca atractiva pero su utilidad es de gran beneficio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *