Bebés y los móviles

madre con sus bebés y una tablet

Según una investigación pediátrica, los bebés que juegan con móviles y dispositivos similares podrían tener un problema. Podría presentarse el caso de que tardasen más tiempo en aprender a hablar, sufriendo un retraso en el aprendizaje del lenguaje. Los pediatras alertan sobre la relación de los bebés, los móviles y los problemas en el desarrollo del lenguaje.

Móviles y bebés, algo que preocupa

Los efectos que tienen los dispositivos móviles en los niños es algo que preocupa cada vez más a los pediatras. Es muy común que los niños más pequeños aprendan antes a tocar las teclas de un dispositivo móvil que a hablar o caminar. Hay motivos importantes para que los bebés no tengan contacto con estos dispositivos, al menos hasta los dos años.

La Academia Americana de Pediatría ha hecho una importante investigación de la que se han sacado resultados de peso. Para ello han contado con la participación de 900 niños de entre 6 meses y 2 años de edad. Alrededor del 20% pasa más de 20 minutos al día jugando con el móvil o una tablet.

El hecho de que los padres recurran a estos dispositivos para que los bebés estén tranquilos está a la orden del día. Es muy normal, pero no todos los padres y madres tienen en cuenta los efectos negativos que esto podría llegar a tener.

Los bebés reducen su interacción con el entorno

Si se deja jugar a los más pequeños con estos dispositivos, sí, se entretendrán, ¿pero a qué precio? El estudio revela que los bebés reducen su interacción con el entorno y su necesidad de comunicarse.  Esto puede hacer que el niño comience a decir sus palabras bastante más tarde que el resto.

Lo que se ha dejado claro es que no se ha encontrado ningún problema ni retraso en cuanto al desarrollo al usar esta clase de dispositivos. A pesar de ello, los pediatras insisten en que hay que ser precavidos con el uso de esta clase de dispositivos por parte de los más pequeños de la casa.

Para favorecer su desarrollo, lo mejor es hablarles mucho y mantener lo más alejados los dispositivos móviles. Cuando comiencen a usarlos, sí se puede supervisar su tiempo de uso y también los contenidos a los que pueden acceder. Hoy en día hay infinidad de contenidos de calidad para los niños de los que como mamás y papás podemos aprovecharnos.

Ahora que ya sabes lo que puede suceder… ¿seguirás dejando jugar a tu peque con estos dispositivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *