Cómo actuar en una discusión de hermanos

hermanos-discutiendo

Cuando se tiene más de un hijo, es normal que los peques discutan en alguna ocasión. No siempre debe ser así dado que muchos hermanos se llevan fantásticamente. En otras ocasiones una discusión de hermanos es algo bastante común. Por ello, debemos saber como padres y madres cómo debemos actuar ante esta situación.

Durante sus primeros años, los hermanos suelen llevarse bastante bien. Cuando comienzan a crecer, las discusiones pueden volverse frecuentes y es donde debemos actuar antes de que vaya a más.

Discusión de hermanos, ¿cómo actuar?

Es importante tener en cuenta que hay que aleccionar a nuestros hijos. Debemos hacerles saber que las discusiones y peleas no son la solución para resolver los problemas. Si no tomamos cartas en el asunto, lo considerarán como algo normal.

Otro punto importante es que tanto el padre como la madre no debemos impartir castigos. Hacer uso de la fuerza, abusos o amenazas no es producente para los niños. No acabará con las discusiones sino que hará que entre los hermanos siga habiendo sentimientos negativos.

Lo que debemos hacer en una discusión de hermanos es enseñarles a resolver el problema. En este punto entra en juego lo que se conoce como coaching emocional. Con él les enseñaremos diferentes habilidades que les resultarán beneficiosas en situaciones similares.

Les podemos enseñar a calmarse y a ponerse en la situación de su hermano para una mejor comprensión. De esta forma, cuando haya otra discusión todo irá mucho mejor y habrá más calma. Utilizarán antes la palabra que la violencia contra ellos o contra objetos. Así de sencillo.

Por eso es tan importante que se les enseñe ya desde pequeños. De esta forma, a medida que se hacen mayores descubren que las discusiones no valen para nada. Hay que destacar que los progenitores no debemos meternos a decir quién de los hijos tiene razón o no. Uno de los dos siempre acabaría sintiéndose mal y aumentarían las discusiones.

Como progenitores tenemos la obligación de escuchar a ambas partes dado que se sentirán escuchados. Esto permitirá charlar entre todos y calmar las aguas de una manera mucho más sencilla.

De esta forma enseñaremos a los hermanos que cualquier problema puede solucionarse sin necesidad de una discusión También aprenderán a expresar sus sentimientos, a escuchar y a unir fuerzas entre hermanos para resolver cualquier problema.

Si tienes hijos y suelen discutir con frecuencia, pon en marcha estos consejos y notarás el cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *