Actividades de invierno con niños

Actividades de invierno con niños

Con la llegada del invierno las actividades cambian por completo, pero no quiere decir que haya que estar en casa siempre. En este artículo queremos compartir contigo algunas ideas de actividades de invierno con niños.

Actividades para invierno con niños

Lo más lógico es quedarse en casa, aunque tenemos ante nosotras un amplio abanico de actividades. Por ejemplo, si estamos en un sitio donde nieva, nunca está de más hacer muñecos de nieve. Incluso una guerra de bolas de nieve, pero para ambas actividades hay que ir bien abrigados.

Otra alternativa para ir bien abrigados es hacer una excursión al bosque o algún pueblo. Incluso la visita a algún museo puede resultar interesante a los más pequeños. Si se vive en una ciudad con muchas infraestructuras, una buena idea sea llevarles a patinar sobre hielo.

Si lo que prefieres son actividades en casa y así ahorrarte el frío, hay que decir que tienes muchas alternativas. Por ejemplo, se pueden dejar de lado los videojuegos y jugar a algunos clásicos juegos de mesa. Incluso se puede hacer un karaoke, un concurso de disfraces o cualquier otra actividad en la que participe toda la familia.

Las manualidades pueden ser otra de las muchas opciones para hacer con los niños. Arcilla, plastilina, cartulinas, recortables, cartón… son muchas propuestas a nuestra disposición. Tan solo hay que poner en marcha la imaginación y dejar que vaya surgiendo poco a poco.

Tarde de cine, una estupenda alternativa

Siempre se ha dicho que las tardes de frío y lluvia son ideales para sofá y película. Con la gran cantidad de canales que hay en televisión o mediante Internet, podemos preparar una tarde muy especial. Palomitas, alguna golosina, refrescos o zumos y una buena película harán que la tarde sea perfecta.

Hacer una pequeña fiesta permitirá a los niños estar cerca de sus amigos y pasarlo en grande. Se puede preparar una sesión de cine de dibujos o series que les gusten. También se puede hacer una buena selección de juegos o actividades y una merienda especial.

Sándwiches fríos o calientes, algún bizcocho o pastel casero o unos churros con chocolate serán la sensación de la fiesta.  Seguro que triunfarás si haces eso un día en el que haga bastante frío.

Y si hablamos de comida, una tarde de invierno en casa  nos permitirá hacer muchas actividades culinarias con los niños. Podemos cocinar con ellos unas deliciosas galletas, un postre o una pizza con todos los ingredientes que les gustan. ¿Qué te parecen estas actividades?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *