Relaciones sexuales durante el embarazo

mujer en estado de embarazo

Muchas mujeres nos hemos preguntado en alguna ocasión si se pueden tener relaciones sexuales durante el embarazo. Las dudas suelen ser acerca de si las relaciones sexuales suponen alguna clase de riesgo para el bebé. También si se debe tener algo en cuenta o no o qué precauciones deberían tomarse, por ejemplo.

Embarazo y relaciones sexuales

Si se está embarazada, sobre todo si se es primeriza, esta clase de dudas suelen ser bastante frecuentes. Los especialistas recuerdan que se pueden seguir teniendo relaciones sexuales durante la gestación. Se puede hacer, incluso poco tiempo antes del parto, siempre que sea un embarazo normal y no de riesgo. En este caso, será el doctor el que dé indicaciones que haya que tener en cuenta a la hora de hacer el amor.

También se recuerda que hacer el amor durante el embarazo no produce daños al bebé. Debido a que el cuello del útero está sellado por una gruesa membrana mucosa que lo protege de cualquier infección. Cuando se hace el amor, el pene no puede pasar más allá de la vagina de la mujer. De esta forma, en ningún momento llega a poder alcanzar al pequeño.

Tener relaciones sexuales no significa que se vaya a producir el parto ni tampoco lo provoca. Solamente se sienten ligeras contracciones en el útero, pero que se pasan en muy poco tiempo.

Qué se siente cuando se hace el amor durante el embarazo

Posiblemente hayas escuchado en alguna ocasión eso de que el sexo durante el embarazo es mucho más placentero. Eso no siempre funciona en todas las mujeres, depende de cada una. La zona de los labios inferiores puede estar sensible o incluso inflamada. Esto puede hacer que la penetración en algunos casos pueda ser dolorosa.

Los senos también están más sensibles de la cuenta e incluso pueden llegar a molestar como zona erógena. El sentimiento que se puede tener es de irritación, cansancio, molestias y puede ser que no se tengan ganas de hacer el amor.

Es en estos casos cuando hay que hablar con la pareja, no tiene por qué tomárselo mal. Además no siempre debe haber penetración en una relación sexual, siempre se puede dejar rienda suelta a la imaginación. Cuando se haya dado a luz, no hay que preocuparse porque todo volverá poco a poco a la normalidad.

Para finalizar, ay que tener en cuenta que a veces nuestra pareja es quien tiene menos ganas de hacer el amor. Esto se debe a que puede tener miedo a hacer daño al bebé, pero es muy difícil. Es muy importante que haya comunicación en la pareja para comprenderlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *