Niños y regalos electrónicos

Estamos en un momento en el que los regalos tecnológicos están a la orden del día. ¿Es bueno regalar tecnología a los niños? Como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes, algo que hay que sopesar. Black Friday, regalos de Navidad, Reyes Magos, cumpleaños… hay muchos momentos en los que poder hacer estos regalos.

Regalos electrónicos a los niños

Normalmente no suelen ser demasiado caros, siempre dependiendo de lo que pidan. Por tanto no debería ser un gran problema para la economía doméstica adquirir uno de estos dispositivos. ¿Qué uso van a darle? ¿Realmente lo necesitan? Son preguntas que debemos hacernos. Sobre todo si nuestros hijos son de los de jugar mucho al principio con las cosas y después se olvidan a los 2 días.

También podemos pensar en esta clase de regalos como complementos de uso necesario. Un móvil para que estén localizables, un juego didáctico, un tablet para complementar el estudio, etc. Eso es algo en lo que sí hay que fijarse mucho. Lo mismo sucede con los precios, donde encontraremos toda una horquilla de opciones que se adaptará a lo que podamos o estemos dispuestas a pagar.

Hay que saber que hay muchas opciones para que los peques de la casa se lo pasen en grande con estos regalos. Los videojuegos, que no tienen por qué estar relacionados con la violencia, pueden ser una alternativa.

Hay juegos que mejoran sus capacidades cognitivas, lógica, reflejos, etc. O incluso aquellos que les ayudan a ponerse en forma sin moverse de casa, jugando contra la propia máquina. Esto, además de divertido es muy beneficioso para su salud, algo que no se debería dejar de tener en cuenta.

Además, los regalos electrónicos pueden reforzar las relaciones interpersonales si se juegan en grupo, sea presencial u online. Pueden mejorar la motricidad y la capacidad de coordinación de la visión con el movimiento de la mano. Incluso pueden ayudar a mejorar el equilibrio.

Un tablet, por ejemplo, además de proporcionarle todo un mundo de entretenimiento, también es útil para los estudios. De hecho, son cada vez más colegios los que sustituyen los libros por los tablets para el estudio.

Con un smartphone podrán estar localizables y se puede aplicar el control parental para el acceso a Internet. Al igual que pasa con los tablets, como progenitores podemos decidir a qué tendrán acceso en Internet y a qué no.

Regalos tecnológicos sí, pero siempre mirando todos los pros y contras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *