bebe

BLW: la nueva moda de alimentación complementaria para bebés

Cada día nos surgen más dudas en la maternidad, y es que conforme avanzan los años aparecen más y más estudios sobre lo que es bueno para los bebés y lo que no. Este es el caso del Baby Led Weaning (BLW), que podría traducirse como “alimentación complementaria autorregulada o a demanda”. Esta es una manera de incorporar en la dieta de nuestro bebé alimentos sólidos sin pasar por la etapa de los purés, siendo el propio bebé el que usa las manos para alimentarse de forma autónoma.

¿Por qué no debería dar purés a mi bebé?

Hoy en día ha vuelto a estar de moda dar el pecho a los bebés, pero hace más de diez años lo que se llevaba era dar el biberón. Esto tenía sentido, ya que la mujer se incorporaba al trabajo después de dar a luz en muy poco tiempo, aunque hoy disponemos de bajas por lactancia más largas. Y es por eso que si tienes el tiempo necesario para hacerlo te recomendamos hacer el BLW con tu hijo.

Lo recomendable en cuanto a empezar es esperar a los 6 meses, ya que a esa edad nuestro bebé debería estar preparado para empezar a consumir alimentos sólidos de manera exclusiva, siempre y cuando el bebé esté sano, se pueda mantener sentado por sí mismo, no escupa lo que tiene en la boca y muestre cierto interés por la comida. Además, antes de empezar el BLW te recomendamos consultarlo con tu pediatra, que siempre te dirá lo que es mejor para tu hijo.

¿Cómo puedo empezar el BLW?

Cada bebé es un mundo, pero hay ciertas pautas que puedes seguir:

 

  • Lo primero es sentar al bebé erguido en su trona frente a la mesa, aunque también puedes hacerlo en tu regazo siempre es recomendable la trona para que se vaya acostumbrando a ella. Has de comprobar que tenga una postura que le asegure estabilidad y que tenga una movilidad total de las manos y los brazos.
  • No le des la comida como se hace con las papillas, acércasela a las manos o ponla en frente de él para que él sea el que decida cuándo la coge y lo que hace con ella.
  • Para empezar lo mejor es usar comidas que le sean fáciles para coger. No uses alimentos que sean muy blandos, porque los aplastará al cerrar el puño y no habrá trozos grandes que pueda comer. Es importante que tampoco uses alimentos muy duros, ya que sus encías no podrán hacerse con ellos. Una buena opción para empezar es la zanahoria cocida en tiras.
  • Haz que el bebé se acostumbre a estar incluido en las comidas familiares y siempre que puedas ofrécele algo que los demás estéis comiendo también.
  • No dejes de darle el pecho o el biberón como estabas haciendo anteriormente, ya que la leche es su principal fuente de alimentación hasta el primer año. El propio bebé irá reclamando menos cantidad conforme vaya pasando el tiempo.
  • No hagas el BLW cuando tu bebé esté cansado, elige siempre momentos en los que esté más espabilado para que se pueda concentrar mejor. Para él la hora del BLW será como un juego y le servirá para aprender y descubrir nuevos alimentos y texturas.
  • Intenta no distraer al bebé mientras manipula los alimentos, deja que se tome su tiempo. Eso no significa que no debas estar pendiente de lo que hace, puede haber un punto medio. Además, intenta siempre ofrecer agua a tu bebé con los alimentos. Esta también puede ser una buena forma de que el bebé se acostumbre a beber agua. Para esto puedes utilizar distintos recipientes, intenta buscar siempre el más adecuado a su edad.
  • Por último pero no menos importante, nunca fuerces al bebé a comer algo ni se lo metas en la boca, es él el que elige su ritmo. No olvides incorporar los alimentos de uno en uno para descartar posibles alergias. Lo recomendable es ofrecer el mismo alimento durante tres días seguidos y si pasados esos días no muestra síntomas de alergia, podemos dar por introducido ese alimento y elegir uno nuevo para introducir.

 

Alimentos recomendados para empezar el BLW

Como hemos dicho anteriormente no todos los alimentos son aptos a la hora de introducir en el BLW a nuestro bebé. Puede sonar complicado para empezar, por eso os dejamos una lista de los alimentos más recomendables para introducir a nuestro bebé al BLW y en qué forma dar cada uno de ellos.

  • Boniato o patata cocidos o asados cortado en tiras (como las patatas fritas).
  • Aguacate en trozos grandes. Si el aguacate está muy maduro lo aplastará mucho y le costará más comerlo, aunque es importante que vea lo distinto que puede ser un alimento estando más o menos maduro.
  • Zanahoria asada o cocida en tiras. Es importante que sean zanahorias normales, no baby, ya que al ser más pequeñas la experiencia no será la misma para el bebé.
  • Tortilla francesa sin ningún ingrediente adicional.
  • Pan sin sal. Intenta buscar un pan que esté más blanquito, ya que estará más blando y le será más agradable comerlo. No utilices pan de molde.
  • Macarrones cocidos (sin ninguna salsa y sin añadir sal ni aceite al cocerlos).
  • Judías verdes cocidas. Puedes comprar de las redondas, que seguramente le gusten más y le sean más cómodas de coger.
  • Tortitas de avena. Haz las tortitas sustituyendo la leche por agua.
  • Frutas como la pera (si es una variedad blanda mejor), manzana, sandía o melón en tiras (sin pepitas), plátano, fresones, etc.

Ahora que ya sabes lo que es el BLW, en lo que consiste y cómo empezar a introducirlo en la vida de tu bebé, no dudes en hacerlo cuanto antes, siempre consultando al pediatra del bebé previamente. Lo más importante es que no te agobies, que vayas siempre poco a poco y bajo demanda de tu bebé, y sobre todo que tengas paciencia para limpiar después de que tu bebé acabe cada sesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *